La Articulación Témporo-Mandibular (ATM) es la que une el maxilar inferior (mandíbula) al cráneo, permitiendo los movimientos de la apertura y cierre de la boca y por lo tanto esta íntimamente relacionada con la articulación que se establece entre los dientes cuando contactan entre sí, denominada Oclusión o engranaje dental.

Los  problemas, ocasionados generalmente por el mal funcionamiento de esta articulación, se manifiestan en forma de dolor, chasquidos o ruidos articulares e incluso dificultad de movimientos.

Uno de los motivos principales que causa la aparición de la patología en la ATM suele ser el bruxismo o apretamiento de dientes involuntario. Estos problemas ocasionan alteraciones en los músculos de la mandíbula y estos, al contracturarse, hacen que otros músculos también funcionen mal, cerrando un ciclo vicioso que se auto perpetua.

Las alteraciones oclusales y de ATM son muy frecuentes y se estima que el 50 % de los dolores de cabeza, cuello y espalda sin una causa física o directa evidente, tienen su origen en la articulación de los dientes (Oclusión) y en la articulación de la mandíbula (ATM). Por ello, es importante un diagnóstico temprano y un tratamiento eficaz. En Clínica Galván Recoletos Cuatro le ofreceremos  nuestra dilatada experiencia diagnostica y terapéutica para afrontar con seguridad los problemas de ATM y bruxismo.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el habito de apretar o rechinar los dientes que ocasiona el desgaste dental. Se hace de manera inconsciente de noche o de día sin que nos demos cuenta.

Es muy frecuente y según varios estudios, entre un 5% y un 20% de la población lo padece.

bruxismo atm

El hecho de rechinar de dientes no tiene una causa científica concreta, aunque está demostrado que el estrés, la ansiedad o la tensión acumulada son factores altamente relacionados con  la aparición de esta patología.

Los desórdenes del sueño, una mala forma de morder o la presencia de dientes mal posicionados, también pueden contribuir en este problema.

El bruxismo puede tener consecuencias graves para nuestra salud buco-dental y general, como ya hemos comentado. Entre los posibles trastornos que pueden derivar destacamos:

  1. Dolor mandibular y de oído.
  2. Problemas en la Articulación Témporo-Mandibular (ATM).
  3. Dolores de cabeza
  4. Desgaste dental y mayor sensibilidad dental al frío, calor y alimentos dulces.
  5. Insomnio
  6. Disfunciones en musculatura y articulaciones de cuello, hombro y espalda

¿Cómo se puede solucionar?

La base del tratamiento para solucionar el bruxismo y posibles problemas en la ATM radica en restablecer el equilibrio entre los músculos, dientes y las articulaciones mediante la utilización de férulas de descarga o des programadores oclusales. Estos aparatos mejoran la relajación muscular y, con ello, otros problemas derivados del trastorno ATM.

Bruxismo Galvan

El fundamento de acción de estos aparatos oclusales que se colocan en los dientes se basa en su capacidad  de reposicionar la mandíbula y cambiar los contactos entre los dientes borrando así los mensajes reflejos dañinos que existen entre dientes y músculos, para redirigir, disminuir y redistribuir las fuerzas  que los músculos ejercen sobre los dientes y sobre sus tendones de anclaje.

Con ello, se consigue relajar la musculatura y proteger la articulación témporo mandibular. Estas férulas o des programadores oclusales se suelen utilizar de noche y uno de los mejores es conocido como  Férula Michigan.

Férula de descarga Michigan

La férula de descarga Michigan que utilizamos en nuestra Clínica es una pieza de plástico fabricado con resina acrílica y reconocida como el mejor instrumento para modificar la oclusión del paciente y solucionar las consecuencias negativas del bruxismo.

Este protector se coloca en una de las arcadas de la boca, generalmente en la superior, cubriendo cómoda y parcialmente los dientes. Una vez adaptada, se sujeta por fricción y al cerrar la boca logra la función de separación mecánica de los dientes  de ambas arcadas, repartiendo,  uniformemente entre todos los dientes, la energía  generada por la contracción muscular  y los movimientos de tensión propios del bruxismo.

De este modo, al evitar la sobrecarga sobre algún diente en concreto y la fatiga  muscular por sobretensión mío-facial evitaremos también los dolores, no solo de la mandíbula sino también de cabeza, cuello (cervicales), espalda, hombro, e incluso de zonas mas alejadas de la boca

Este tratamiento debería ir acompañado de cierta relajación del paciente en su vida diaria para intentar evitar la tensión y el estrés, así como de fisioterapia por parte de especialistas osteópatas.