La sedación Nasal Consciente o inhalatoria se consigue logrando que el paciente respire una mezcla de oxígeno (O2) y óxido nitroso (N2O) popularmente conocido como protóxido, aire feliz o gas de la risa, que ocasiona una rápida sensación de agradable relajación. El objetivo no es la total eliminación del dolor (normalmente se sigue necesitando anestesia local) pero controla el miedo y la ansiedad del paciente, quien permanece consciente durante todo el tratamiento.

L a sedación inhalatoria se aplica mediante una pequeña mascarilla que se coloca sobre la nariz del paciente; los gases son mezclados mediante un dosificador electrónico que proporciona con total seguridad el porcentaje deseado de óxido nitroso y óxigeno. El paciente solo tiene que respirar normalmente a través de la nariz para que, en pocos minutos, lograr sentir una agradable sensación de relajación que le permitirá recibir los tratamientos sin cansancio ni tensión. Al concluir la administración los efectos desaparecen totalmente de forma rápida y usted podrá realizar cualquier actividad, incluso conducir.

sedacion-consciente-inhalatoria

Historia

El óxido nitroso tiene el honor de haber sido el primer agente anestésico conocido. F ue descubierto y preparado por primera vez en Inglaterra por Joseph Priestley en 1776. Por aquel tiempo se distribuyó en circos y ferias con el único fin de producir estados pasajeros de hilaridad, hasta el descubrimiento de sus propiedades anestésicas en 1844. Sucedió que al salir de una representación del famoso circo Barnum en la ciudad de Boston, un dentista norteamericano llamado Horacio Wells observó a un sujeto inhalando el famoso gas de la risa (óxido nitroso). Hallándose aún en pleno ataque de risa, el sujeto sufrió un traumatismo sin mostrar ningún tipo de reacción dolorosa. Poco tiempo después, Horacio Wells pidió a un colega suyo que le extrajera una muela mientras aspira algo de gas hilarante. La operación culminó sin ningún tipo de dolor ni complicación. Tal fue el éxito que Horacio Wells emprendió una serie de experimentos exitosos para demostrar científicamente el descubrimiento de la anestesia, pero por desgracia, el día en que decide llevar a cabo una extracción pública ante la academia de medicina, algo sale mal, quizá por no regular bien la administración del gas, y el paciente sufrió fuetes dolores y no pudo operarse. Wells padeció la burla de sus colegas y termino suicidándose.

Sería otro dentista de Boston, William Morton, quien depurando la técnica, dos años después, se llevaría la gloria efectuando la primera cirugía indolora con óxido nitroso ante un grupo de médicos eminentes.

historia-sedacion-consciente

Poco tiempo después ya se utilizaba en obstetricia (San Petersburgo, 1881).

Actualmente su uso es corriente en anestesia general en combinación con agentes más potentes, ya que por si mismo, el óxido nitroso es muy poco potente. Su uso se ha generalizado en otros campos como la obstetricia, en Urgencias Médicas, en el control del dolor, etc.

Las técnicas actuales de “Analgesia relativa” o sedación consciente fueron desarrolladas entre los años 1960-1970 por el odontólogo y cirujano norteamericano Dr. Harry. La American Dental Association (ADA) dispone de una guía de uso y manejo de los sistemas anestésicos y de sedación (Guidelines for the use of Consciousn Sedation, Deep Sedation and General Anesthesia for Dentists).

¿Es segura?

La sedación consciente inhalatoria mediante óxido nitroso es considerada como la técnica más segura, cómoda y fácil de aplicar en clínica dental.

Los modernos equipos disponen de dosificación electrónica y de mascarillas nasales muy cómodas con sistema cerrado depurador (elimina al exterior el N2O exhalado a un sistema de aspiración).

Además, el óxido nitroso tiene grandes ventajas

  • Es inorgánico, inerte, no inflamable, incoloro, insípido, con olor dulzón.
  • Actúa como analgésico deprimiendo el sistema nervioso central.
  • No deprime la respiración
  • No irrita mucosas.
  • No produce alteraciones cardiovasculares

¿Para quién?

La sedación consciente aplicando óxido nitroso mediante una mascarilla nasal es la llave para que un gran numero de paciente, adultos o niños, pueda recibir un tratamiento odontológico de calidad, sencillamente, sin sentir la más minima molestia. La sedación con óxido nitroso es muy efectiva en:

Todos aquellos pacientes con:

  • Ansiedad frente al Odontólogo
  • Casos con reflejos de vómitos muy marcados.
  • Tratamientos traumáticos ( extracciones, cirugía oral).
  • Tratamientos largos y molestos como los implantológicos
  • Odontología conservadora con gran número de obturaciones en la misma sesión.
  • T ratamientos periodontales incómodos más que realmente dolorosos (profilaxis, raspados, pulidos…), en los que se puede llegar a eliminar el uso de anestésicos locales.
  • Pacientes nerviosos, aprensivos o difíciles, (adultos o niños).
  • Pacientes discapacitados

Los efectos beneficiosos del oxígeno hacen a que los tratamientos mediante sedación nasal sean particularmente buenos en pacientes con anemia o desarreglos de sangrado, asma, epilepsia, y patologías cardiacas, (previa consulta con el médico de cabecera).

sedacion-consciente-bebe

¿Qué se siente y qué se aprecia?

La sedación Nasal consciente transforma lo que antes era un mal momento, en una experiencia dental agradable, cómoda y libre de ansiedad, sin dormirse ni desconectarse del entorno, permitiendo de este modo que el odontólogo y sus auxiliares puedan efectuar un tratamiento de calidad con rapidez, meticulosidad, precisión, tranquilidad y seguridad.

Los pacientes tratados con óxido nitroso, administrado a una concentración entre el 20 y 60 % de N2O y por lo tanto entre el 80 al 40% de aportación de O2 (en cualquier caso con un margen de seguridad muy por encima de la concentración del oxígeno en el aire que habitualmente respiramos que es del 23%), pueden presentar distintas sensaciones subjetivas que pueden variar entre paciente y paciente:

  • Hormigueo en manos, pies, labios y lengua.
  • Pérdida de sensibilidad (parestesia).
  • Letargo, amodorramiento y calor corporal, como en una siesta.
  • Cierto alejamiento sensorial con indiferencia al entorno.
  • Relajación general, bienestar y flotamiento.
  • Pérdida de la noción del tiempo transcurrido y ligera amnesia.
  • Los síntomas objetivos que en esta situación deben apreciarse son:
  • El paciente se encuentra en un estado relajado y confortable
  • Constantes vitales, todas permanecen normales
  • Los reflejos vitales permanecen intactos.
  • La boca puede mantenerse abierta.
  • Se atenúa el reflejo laríngeo
  • El paciente mantiene la capacidad de comunicación verbal.

¿Miedo?

Un 47 % de los españoles declaran no acudir al dentista y su causa principal es el miedo. Son estas aprensiones las que llevan a muchas personas a arrastrar las consecuencias de un cuidado bucal deficiente

La sedación nasal consciente ayuda a eliminar el miedo y la ansiedad en la consulta dental, al lograr que al paciente no de importancia a estímulos que antes le resultaban insoportables, esto se logra porque el óxido nitroso aumenta el umbral de tolerancia al dolor en el paciente, atenuando la sensación de sufrimiento e induciéndole un estado de serenidad y tranquilidad que elimina por completo la ansiedad.

Sabemos que muchas de las enfermedades bucales están causadas principalmente por bacterias (Caries, gingivitis, periodontitis, periimplantitis, etc.) sin embargo, el miedo puede hacer tanto o más daño que las propias bacterias al ocasionar que muchas personas no acudan al dentista o que lo hagan en etapas muy avanzadas de sus enfermedades.

¿Cómo funciona?

El óxido Nitroso es un gas de baja solubilidad en la sangre, pero penetra rápidamente en las membranas del cuerpo humano. Se disuelve en plasma en minutos logrando fácilmente la máxima concentración en los alvéolos pulmonares. El óxido nitroso se elimina muy rápido después de su administración. No afecta ni al sistema respiratorio, ni a la circulación sanguínea ni al metabolismo. Actúa casi exclusivamente sobre el sistema nervioso central y sus efectos son analgésicos y ansiolíticos. Tampoco enlaza con fluidos orales o tejidos al gozar de una baja metabolización.

La sedación nasal consciente puede sustituir a la anestesia local en algunos procedimientos y cuando la anestesia local también pueda ser necesaria, la analgesia conseguida por la sedación nasal (al 20% equivale a 10-15 mg de morfina), permite que no se noten los pequeños pinchazos, ayudando a controlar la sensación de fobia o miedo

¿Cuánto duran sus efectos?

Los efectos de la sedación nasal consciente se notan rápidamente (corto periodo de inducción), El efecto máximo se alcanza entre los 3 y 5 minutos

El ajuste de la profundidad de la sedación se realiza escalonadamente y se alcanza el nivel adecuado en pocos instantes.

La duración del efecto es controlable

Sus efectos ceden inmediatamente, tras cesar su administración (recuperación rápida y completa). En dos minutos el paciente deja de notar cualquier efecto de la sedación no condicionando la actividad habitual del resto del día.

Ventajas

  • Efecto rápido
  • Rápida eliminación (no es necesaria un área de recuperación). • Sin efecto “resaca”.
  • Efecto dosis/respuesta controlado.
  • Total seguridad para el paciente y el profesional.
  • Fácil de administrar.
  • Sin monitorización específica (la propia auxiliar dental).

Inconvenientes

  • Requiere instalación y equipamiento específico
  • Tratamientos en áreas donde la mascarilla nasal sea un impedimento.

Contraidicaciones

  • Cuando el paciente rechaza la administración
  • Embarazo, especialmente en el 1º trimestre.
  • Infecciones del tracto respiratorio superior (catarro, congestión nasal o sinusal)
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC
  • Claustrofobia
  • Pacientes con problemas psíquicos o psiquiátricos

Conclusión:

El óxido nitroso es un método seguro y altamente efectivo de relajación para pacientes de todas las edades, que ha ayudado a millones de personas a vencer sus ansiedades en relación al dentista. Al recibir óxido nitroso mediante una cómoda mascarilla nasal, sus sentimientos de ansiedad se desvanecerán rápidamente siendo reemplazados por otros de calma y tranquilidad estando despierto y manteniendo un absoluto control permitiendo comunicarse con su dentista. Los pacientes describen la experiencia como estar flotando, en un apacible y grueso colchón.

Para niños o adultos aprensivos, el óxido nitroso puede ser la llave para una experiencia dental agradable, cómoda y libre de ansiedad.