Las incrustaciones de porcelana son las restauraciones de elección para los molares y premolares, cuando presentan una pérdida o deterioro excesivo de su superficie, sin admitir un composite o empaste normal, pero a su vez el diente sigue teniendo la estructura suficiente como para evitar ser tallado para recibir una funda o corona de recubrimiento total.

incrustación-porcelana

Incrustaciones Inlay de porcelana

Las incrustaciones dentales inlay, o intracoronarias, se utilizan para tratar los dientes que tienen caries o daños entre las superficies salientes superiores o cúspides, no abarcan cúspides la cara exterior del diente

En la Clínica Galván Recoletos Cuatro, por lo general, la colocación de las incrustaciones de porcelana se hace en dos fases. Durante la primera visita, el dentista  especialista toma impresiones detalladas del diente afectado y coloca una incrustación temporal en el propio diente para protegerle y en todo momento posibilitar el confort del paciente.

En la segunda visita, la incrustación temporal se sustituye por la incrustación de porcelana que se ha diseñado específicamente y fabricado previamente en el laboratorio.

Incrustaciones Onlay de porcelana

A diferencia de las anteriores, las incrustaciones dentales Onlay, o extra coronarias, se colocan recubriendo la zona de las cúspides de los dientes, sobrepasándolas hacia el exterior para abrazar las paredes del diente. Las incrustaciones Onlay de porcelana se utilizan para tratar la caries que involucran a las cúspides o una gran superficie de la cara masticatoria de los dientes o cuando las paredes remanentes del diente son demasiado finas y necesitan ser reforzadas.

Las incrustaciones Onlay también se colocan en dos fases. En la primera visita, se preparan los dientes a restaurar,  se toman impresiones y se colocan las incrustaciones temporales. Durante la segunda visita, el onlay temporal se reemplaza con la incrustación de porcelana dental de alta resistencia.

Ventajas de las incrustaciones de porcelana

  1.  Las incrustaciones de porcelana son prácticamente invisibles ya que pueden fabricarse con materiales del mismo color que el diente.
  2. A diferencia de los empastes metálicos (amalgama de plata), las incrustaciones no se expandirán ni contraerán como consecuencia del  uso o a los cambios de temperatura.
  3. Al preservar y reforzar los dientes cariados, las incrustaciones inlay y onlay evitan la necesidad de realizar posteriormente un tratamiento más agresivo.
  4. Las incrustaciones Onlay son muy recomendables en caso de dientes endodonciados o con fisuras pues refuerzan la estructura dental reduciendo el riesgo de fracturas