Endodoncia

Tus dientes, tan firmes por fuera, incluyen una zona interior blanda o vital llamada pulpa, en la que se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. Las caries, golpes o infecciones pueden generar lesiones en la pulpa que nos obliguen a realizarte un tratamiento del interior del diente denominado endodoncia.

endodoncia

¿Qué tipo de tratamientos cubre la endodoncia?

Gracias a la radiología 3D y a las modernas técnicas con microscopio clínico, la endodoncia actual alarga la vida útil de tus dientes naturales.

  • Tratamiento de dientes temporales
  • Tratamiento de dientes definitivos
  • Tratamiento de complicaciones
  • Blanqueamiento interno

Tratamiento de dientes definitivos

El tratamiento de endodoncia de un diente, desvitalización, también denominado como “matar el nervio” consiste en la eliminación del tejido pulpar dañado, inflamado o necrosado.

  • Se lleva a cabo cuando la pulpa se ve afectada por una caries de larga evolución o por traumatismos.
  • La inflamación de la pulpa ocasiona un dolor intenso que aumenta con frío o calor.
  • El objetivo del tratamiento de conductos es eliminar el tejido pulpar así como las bacterias que lo han invadido. Una vez limpio se obtura de forma tridimensional con material termoplástico que sella el conducto.

Tratamiento de dientes temporales.

Es la eliminación de la pulpa coronaria de los dientes temporales.

Los dientes temporales o “de leche” también pueden verse afectados por la caries. Si esta lesión alcanza a los tejidos pulpares será necesario eliminarlos parcial o totalmente para evitar que avance la caries y que exista dolor.

Tras eliminar el tejido afectado se aplica un material que permite mantener el diente temporal hasta que pueda ser reemplazado por el definitivo.

endodoncia

Tratamiento de complicaciones.

En dientes con tratamiento de conductos podemos encontrarnos complicaciones porque persistan los síntomas o se mantenga la infección debido a que no ha sido posible controlar la bacteriología.

En esos casos podemos realizar un retratamiento para mantener el diente. Para ello se retira el materal antiguo, se limpia y se sella correctamente el sistema de conductos radiculares.

En ocasiones especiales, si no es posible acceder a los conductos radiculares por la vía principal, es necesario realizar un acceso quirúrgico para completer con éxito el tratamiento de conductos.

Blanqueamiento interno

Es muy frecuente que los dientes que han sufrido un traumatismo o un tratamiento de endodoncia en el pasado cambien de coloración.

Este oscurecimiento es debido a algunos materiales de obturación empleados, o los propios restos de tejidos pulpares alterados por el traumatismo.

Es posible mejorar este oscurecimiento mediante productos blanqueantes de forma sencilla.